28 febrero, 2012

Querido diario,

Hace un mes que estoy en Corea, pero me ha parecido una eternidad. Creo que poco a poco me estoy adaptando. Mi casa y mi oficina ya están llenas de mugre. Algunos llaman a eso “el súper poder de convertir cualquier lugar en un basurero”, pero a mí me gusta llamarle “mi toque personal”.




No quiero engañarte, querido diario, hay cosas muy difíciles. Por ejemplo cada vez que voy al súper es una batalla para encontrar lo que busco. 


¿Cuál  es el suavitel?

¿Cuáles son las mejores algas?

¿Donde estan los cuadripollos?
  
¿Cómo se comen estos calamares?,  ¿porque se los comen?

¿Le ponen catsup a las frutas y vegetales?

¿Esto es jugo de Aloe Vera o gel para quemaduras de sol?

El transporte es otra pesadilla. Cada vez que me subo al metro o al autobús me pierdo, y ya ni te cuento lo que es explicarle al taxista que me lleve algún lugar.

Si a eso le sumamos mi torpeza natural, la cosa se pone más divertida. El otro día olvide las llaves de mi edificio (solo la puerta de edificio necesita llave, porque mi departamento tiene una cerradura electrónica que funciona con una clave, aaaaaaamonos), le toque a todos los vecinos pero ninguno me abrió. Esperé bajo la nevada como 20 minutos y cuando me di cuenta de que nadie iba a llegar tome una decisión muy osada: saltarme la barda.

Mientras intentaba subir mi ya no tan ágil cuerpo a la barda, me mantenía atenta a que no pasara ninguna patrulla que me llevara directamente a la delegación. Por suerte no paso nada, salte la barda, que por suerte no está electrificada, caí sobre unas plantas del jardín, pero no me hice daño y entre a mi casa sin problema.

Lo importante es no dejar que mi estupidez se interponga en mi camino. De alguna manera, siempre encuentro lo que busco y llego a donde voy. Finalmente encontré los cuadripollos. El suavitel no, pero ahora tengo shampoo para ropa de bebe y shampoo para ropa de lana. El Aloe Vera es jugo, pero el otro día que me queme las manos con el sartén, me ayudo mucho a soportar el dolor y sanar las heridas.




Al final del resulta una gran satisfacción sobrevivir en esta ciudad y superar los problemas causados por mi ineptitud.





3 comentarios:

Adriana Degetau dijo...

Wow!!!!
Qué increíble que estás por allá Trendy.
Te mando la más buena vibra.

SEM 08-09-10 dijo...

Caaaami!!!
Me dieron mucha risa tus vicisitudes en el Extremo Oriente, pero yo sé que tú eres fuerte y que te irás acoplando (o sobreponiendo, cuando sea lo que aplique). Un abachote y espero que todo siga yendo bien (o que todo siga yendo).

Rafa Barceló Durazo

S.S dijo...

Hermoso, sublime!

Se produjo un error en este gadget.

"De grande quiero ser como las trendies"

Los invitamos a unirse a nuestro club de fans internacional "De grande quiero ser como las Trendies". Búscanos en facebook y únete este selecto club de fans.